Mostrando entradas con la etiqueta No sé qué etiqueta poner. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta No sé qué etiqueta poner. Mostrar todas las entradas

jueves, 30 de noviembre de 2017

El post de la Rizos

Hoy La Rizos nos ha dedicado un post y una canción.

El post podéis leerlo en Una de Rizos, el blog de la oveja más bonita de la blogosfera y del resto del extranjero.

Y la canción podéis escucharla aquí:


Cosas como esta hacen que la vida sea mucho mejor porque, ya saben, quién canta, su mal espanta.

Gracias, Rizosa. Te queremos UNA JARTÁ. Así en plural y en mayúsculas.

domingo, 29 de octubre de 2017

El #prucés

Estoy siguiendo el prucés con más interés que Perdidos, pero con guionistas descartados de otras series por basurillas y efectos especiales de traca de bautizo. 

Cada paso que dan los dirigentes, de uno y otro lao, me parece más inverosímil que el anterior, y no puedo evitar esa sensación en el estómago de que me están engañanado, todos, que me están tomando el pelo con el suspense, y que el final está pactado de antemano.

No entiendo nada y no paro de hacerme preguntas que soy incapaz de contestar.

¿Por qué el gobierno de España no arregla un referéndum como Thor manda? ¿Por qué el gobierno catalán va a las bravas si no tiene ningún apoyo internacional? Sabiendo que son dos posturas irreconciliables, porque la independencia es incompatible con ser una autonomía española, ¿por qué no se han sentado como personas normales a ver qué hacen y cómo solucionar los problemas? ¿Qué sentido tiene querer independizarse, en la Europa actual? ¿Qué sentido tiene impedir que se independicen, mientras se les insulta a grito pelao? ¿Qué hace a alguien independentista, en la Cataluña de hoy? ¿Serán verdad todas esas teorías de que lo del prucés es una cortina de humo para esconder lo de Mas, Pujol y compañía? 

Estoy sobrecogida. Boquiabierta. Espeluznada. Bocabadada.

Supongo que, aunque lo he tenido muy cerca y llevo toda la vida hablando de ello, nunca he entendido los sentimientos nacionalistas, que alguien se sienta orgulloso o superior por haber nacido en un sitio, y no otro, si es fruto del azar y de circunstancias que nada tienen que ver con uno. 

No consigo entender, y mira que lo intento, por qué hay millones de personas que apoyan a uno y otro gobierno en esta pantomima que parece orquestada por una panda de monos borrachos. En serio, intento ponerme en la piel de quienes defienden ambos bandos pero sólo escucho blablabla pasta blablabla presupuestos blablaba empresas blablabla PIB...

Y, lo peor, tengo la dolorosa sensación de que uno y otro gobierno están jugando con los sentimientos de millones de marionetas con banderas rojas y amarillas, con más o menos rayas. Que les está resultando muy fácil jugar a Juego de Tronos con todas esas personas .

Y me da miedo.


jueves, 17 de agosto de 2017

Día 31: La vida sigue

Hoy ha habido un atentado en Barcelona.

Una vez más, hordas de expertos gelipollas han destacado en Tuiter porque, como todos sabemos, no hay nada como un acontecimiento terrible para que surjan a cascoporro expertos en terrorismo internacional, islamismo, inmigración, independentismo y otros ismos.

Me he enterado de refilón, claro, no he aguantado mucho rato. Cada día me da mas angustia lo miserable que puede llegar a ser el ídem humano.

He sido incapaz de explicar a mi sobrino por qué pasan estas cosas. No he sabido responder a la pregunta ¿Por qué alguien puede querer matar a otra persona cualquiera que no conoce y que no le ha hecho nada? Me resulta muy difícil construir un discurso comprensible para un niño. O para cualquiera.

Como no quería que pensara que no quiero explicarle las cosas de la vida, nos hemos centrado en intentar comprender por qué su tía tenía esas ojeras después de 13 horas de parto, por qué su primo ya estaba terminado aunque sólo tiene dos días de vida, cómo salen los bebés de las tripas de sus mamás, por qué huelen tan bien y son tan suaves, y que sus cacas, a pesar de lo que pueda parecer por cómo huelen, no son radioactivas.

Para los niños, la vida sigue.

lunes, 27 de junio de 2016

Basura

Qué desesperanza. Qué horror. Qué espanto.

Y eso que me he cansao, y escribo este post antes de saber cómo ha quedado definitivamente el recuento de votos, diputados y esas mierdas de las segundas elecciones generales en seis meses.

SEGUNDAS.

Mi cuñada interior ha sacado algunas conclusiones:

  • Con este sistema las campañas electorales no sirven para nada. Estamos en el mismo punto que hace seis meses. Y lo peor es que el sistema no va a cambiar porque resulta que salen siempre los moderados a quienes da miedo cambiar cosas del sistema por si no vuelven a salir.
  • A los españoles se la pela la cosa política casi tanto como a los políticos los españoles. Y todo españoles.
  • Debe haber mucha gente que vota a lo lóquer, por colores, por el más guapo o por todas a la vez.
  • El ser humano es muy de sus costumbres y de lo de toda la vida.
  • Cuando alguien sale en una lista para que le elijan para algo en unas elecciones se activa el gen soy imbécil pero de aquí no me echan ni con escoplo, el síndrome  y tú más, y la afección multiorgánica prometer hasta haber metido.
  • Tener que elegir entre opciones que, en otras circunstancias, son basura, nunca, NUNCA, puede dar como resultado nada bueno. Sólo más basura.
No aprendemos. 

Tenemos basura porque merecemos basura.


jueves, 10 de marzo de 2016

Localismos

Anda el otrora muso del valencianitismo Francisco ofuscado con el nuevo gobierno de coalición del PSOE-PSPV/Compromís/nosequé dePodemos, insultando no sólo a la vicepresidenta, sino a todos lo que hemos votado a Compromís, porque no le gusta que piense en alemán y no sé qué chorradas más. Se conoce que se le ha soltao el culo con lo de ¡qué vienen los rojos!, y pasa el día insultando democráticamente, como dios manda. Todo con mucho respeto y eso.

Y a mí me parece muy bien, porque queda todo muy claro cuando una persona como él, una persona tan medida, con una argumentación tan rica, esgrime su lógica aplastante contra quienes no han votado lo que él quería y nos llame ignorantes, ilusos, gentes de poca cultura. Me parece bien que esta persona vaya dando lecciones de cómo debe sentirse uno que quiere más, o menos, a la tierra que le vio nacer. Él sabe de lo que habla porque grabó el himno de la ciudad y eso es de querer mucho y con mucha emoción. 

Que yo me pregunto, especialmente estos días pre-falleros, si es que no andará mosqueao con esto de que el nuevo gobierno se haya quitado de encima un poquito de caspa y, juraría que sin querer, en lugar de poner setenta veces al día el Valencia de Francisco anda poniendo música en valenciano (¡EN VALENCIANO, EN VALENCIA, EN FALLAS, EL ACABÓSE!), con los consiguientes muchos menos euros por derechos que cobrará este señor de la SGAE.

Supongo que a los forasteros de tierras valensianas esta mierda de polémica se la trae al pairo. Incluso puede que contribuya a que la imagen de los valencianos, signifique lo que signifique eso, más allá de la cosa administrativa, se hunda cada vez más en la miseria, y que siga dándoles igual, lógicamente. También me parece bien, queda en anécdota de conspiranoico y, mira, es un tema.

Y aquí andamos con estas cositas, mientras el grupo popular del Ayuntamiento de la ciudad (menos uno) ha sido llamado a declarar ante un juez por blanqueo de capitales, mientras se va confirmando que había una trama criminal para financiar el Partido Popular, mientras van saliendo los miles de millones de euros que han desaparecido de las empresas públicas, controladas por el Partido Popular, mientras...

Bueno, aquí andamos entretenidos con las tonterías de Francisco porque lo demás da mucho miedo.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Inútil

Había escrito una entrada muy enfadada y muy larga sobre el respeto, lo de las opiniones y los culos, las personas que van a votar de nuevo al actual presidente del gobierno y cerdos muertos PERO.

lunes, 13 de julio de 2015

No querer es no querer

No hace tanto escribía los mejores correos para follar del mundo. No, espera, del mundo, no. DE LA GALAXIA CONOCIDA Y PARTE DEL EXTRANJERO. 

Sin discusión: eran los mejores. Siempre conseguía lo que quería.

No sé muy bien qué ha pasado pero ya no. 

Bueno, sí lo sé. 

Ya no escribo correos para follar a nadie con quien desee follar sobre todas las cosas. Y eso hace mucho. Se nota. 

martes, 23 de junio de 2015

El curriculum

A estas alturas de la vida, pasada ya la tierna adolescencia, una ya debería tener claro que quiere ser de mayor. La gente normal lo sabe, ¿no? Pues no. Yo no.

O sí.

Después de pasar varias horas trabajando en un curriculum para un puesto de trabajo que me interesa muchísimo va y resulta que me doy cuenta de dónde está el problema: no sé lo que quiero hacer porque quiero hacerlo todo. No es sólo que sé qué no quiero hacer, no, qué va, es que de lo demás, quiero hacerlo todo.

Me pongo a revisar mi curriculum, y a poner y quitar cosas interesantes o no para el puesto, y tengo todo el rato en la cabeza lo perfecto que es para mí, la de cosas que podría aportar en ese puesto de trabajo, lo bien que lo haría... es como si la oferta de trabajo la hubieran hecho pensando en mí, en mi experiencia, en todo lo que sé y lo que aún puedo aprender.

Hace rato que he dejado atrás la duda de si me presento o no, de si corro el riesgo de equivocarme o no, de las consecuencias, de cuánto me afectará el rechazo, de considerar si debo optar o no a otro puesto de trabajo, teniendo uno. Que será lo que será, pero es uno. Sí, ya no dudo. Voy a presentarme.

Y cierro el word, varias veces, demasiado consciente de mis infinitas carencias, de mi falta de contactos, de la soledad de la candidatura anónima, casi tirando la toalla, con esa convicción profunda de que nunca lo conseguiré...

Y entonces abro el word otra vez, y releo ese resumen frío de lo que ha sido mi vida laboral, de todas esas personas a las que he conocido y de las que he aprendido tantas cosas, y me doy cuenta de que quizás mi temor está injustificado porque, en el fondo, siempre he tenido el trabajo que he querido. Igual luego ha sido lo que esperaba pero, en realidad, siempre he conseguido el trabajo que quería. Qué cosas. Quién lo diría...

Y entonces cierro el word otra vez, con la carta de presentación ya terminada y el curriculum revisado un millón de veces, con ese viejo proverbio chino (o no) flotando en mi cabeza:

"Ten cuidado con lo que deseas, vaya a ser que lo consigas".


jueves, 18 de junio de 2015

El abate Sieyès

Cuando pienso en los años de Facultad recuerdo algunos momentos muy concretos, casi siempre los mismos. Algunos dirían que no tengo más porque pasé unos años a medio camino entre la nebulosa de los carajillos y sustancias de las que podríamos denominar. Yo no sé lo que diría.

Uno de esos momento es el primer examen que hice como universitaria.

No sé los demás pero yo pasé los primeros tres o cuatro meses como en una nube, como si estar en la Universidad pudiera equipararse a haber llegado a la luna. No tengo claro por qué pero, aunque tuve muy buenas notas, en el instituto nunca pensé que llegaría a terminar, siempre tuve en la cabeza que era idiota y que no sería tan lista como para llegar a una carrera universitaria, que en mi mundo ignorante y juvenil era para muy listos. 

El caso es que allá que me fui, a la universidad, con mis notazas en letras, al Olimpo de la listez. 

Y, o yo era más lista de lo que pensaba, o aquello no era tan para listos como yo pensaba, porque me aburría mogollón y me parecía todo superfácil. Claro, iba de sobrada que lo flipas.

En esto llegamos a la temporada de exámenes y, yo me lo sabía todo muy bien. Estaba muy segura y eso. Hasta dos horas antes del primer examen, que se me había olvidado todo. Mierda.

Se me debió poner cara de sepionet porque un compañero de clase me acompañó al bar "para entretenerme" y, no sé cómo ni porqué, acabamos ciegos como pelotas a base de carajillos.

Casi llegamos tarde al examen y nos sentamos al final de aquella aula interminable, llena de cabezas con pelos. Estaban borrosas y se movían sin moverse.

Silencio.

Reparto de folios.

Escriban: primera y única pregunta del primer examen como universitaria: el papel del abate Sieyès en la Revolución francesa.

HORROR.

Lo único que recordaba del abate Sieyès es que su tema lo había subrayado en rojo, que había nacido en 1748, que suma 2 (1+7+4+8=20, 2+0=2, una regla mnemotécnica como cualquier otra para saber más o menos en qué momento histórico ubicar a cada personaje, y que la había palmado a los 88 años. Y, según la pregunta, que había sido abate y que había tenido algún papel en la revolución francesa.

¿Y AHORA QUÉ HAGO, QUE NO ME SÉ QUIÉN ES ESTE SEÑOR?

Supongo que pensé que no iba a dejar pasar la oportunidad de escribir mucho rato en el primer examen universitario así que empecé a escribir sobre la revolución francesa, que me la sabía muy bien.

Y un notable.

Tras aquel primer resultado empecé a sospechar que aquello iba a ser mucho más fácil de lo que pensaba.

Y no me equivoqué ni un poquito, pero eso es otra historia.


Misia, este te lo dedico, que lo has inspirado tú. ¡Gracias!




martes, 5 de mayo de 2015

Perezoso

Lo peor que le puede pasar a un blog es que te deje de escribir. De repente notas que tú quieres pero él no, y poco a poco va ganando.

Es como cuando tienes unos días de vacaciones y dices mira, hoy no voy ni a ducharme, y cuando quieres darte cuenta tienes unas rastas graciosas y a una roncha de colacao del viernes pasado en la camiseta le ha salido barba. Y ya te da pereza.

Porque lo peor es eso, la pereza. Que llega un momento en el que al blog le da pereza asomarse a los sitios, que ya, pa qué, si tienes Tuiter, y caralibro, e Instagram. ¡Coñe, si hasta tienes Linkedin! El blog tiene la sensación de que ya lo ha contado todo, que igual ya no queda nadie a quien contarle cosas, o que igual ya no tiene nada que contar, que vete a saber si vale la pena liarse a decir cosas en todos los sitios, que no es que tenga tanta vida interior... Ná, que es todo pereza.

Que a ver si va a ser nomás cuestión de ponerse otra vez, de recoger las rutinas de allá dónde se escondieron, meterse un ratito bajo el grifo de agua fría, espabilarse y ponerse de nuevo en marcha.

Yo le digo que sí, que va a ser eso, que se plimple unas cocascolas o algo y que vuelva. Le digo que se desperece a gusto, que se rasque donde quiere, todo el rato que le haga falta, pero que vuelva.


viernes, 3 de abril de 2015

Las ronchas

Cuando estoy de vacaciones me desaparecen las ronchas que pican. Normalmente tengo cuatro, dos delante y dos detrás, a cuatro dedos del ombligo y en espejo allá por donde la espalda está a punto de perder su casto nombre. Cuatro ronchas como cuatro monedas de un euro. Como cuatro euros.

De normal ando rascándome como si no hubiera un mañana, a pesar de las cremas, los antihistamínicos, el aceite ayurvédico prensado al son de un hada llamando al sol y su puta madre. 

La primera vez que fui al dermatólogo le dije que es como si en otra vida me hubieran ensartado en dos lanzas y me hubiera quedado con las patitas colgando. Me miró con cara de susto, me recetó una cremita para la picazón y me dijo que eran de estrés. Yo me reí en su cara, porque estaba convencida de lo del ensartamiento simétrico, pero me ponía la cremita porsiaca.

Un día, una de mis amigas magufaires me preguntó por qué me rascaba tanto y le expliqué lo del ensartamiento. Me llevó a una herboristería de Ruzafa y una señora con pinta de haber ensartado a muchos y no haberse lavado el pelo desde entonces me vendió un aceite amarillo de flores milenarias recogidas al atardecer de un día par de primavera que iba a curar todos mis males. Yo me reí en su cara, lo del ensartamiento no me parecía tan cercano allí, pero empecé a ponerme el aceite en días alternos.

Las ronchas no se van. Nunca. No dejan de picarme. No dejan de molestar, como los vecinos.

Hasta que estoy de vacaciones.

Llevo una semana de vacaciones y acabo de encontrar la crema y el aceite en un bolso del trabajo. Eso significa que no los he necesitado en una semana. Me miro y no tengo ronchas. No me pica nada.

A ver si va a ser que tengo mucho estrés. O igual me da alergia ir a trabajar, vete a saber.

martes, 24 de marzo de 2015

Exactamente

Tengo varias entradas sobre las empresas y los empresarios en la carpeta de borradores que nunca verán la luz. Me da pereza terminarlas. Me desinflo. Me enfado. Me entristezco. Hiperventilo un poco y todo, a veces.

Tengo la sensación de que no voy a saber explicar lo que quiero y en un tema que me interesa y me afecta especialmente como este me jode. Y porque, en realidad, lo único que quiero decir es que ojalá todos los empresarios tengan que escuchar algún día que a sus propios hijos otra persona les trata exactamente igual que ellos tratan a sus empleados. EXACTAMENTE. De mal, de regular o de bien. Pero sobre todo de mal. 

Lo de que la ley de la compensación universal no exista es una putada como un camión.

lunes, 16 de febrero de 2015

Fuera de los estándares de la belleza (y dos)

Decíamos ayer...

A ver si me explico bien que últimamente la cago cada vez que digo algo.

Me fascina, me parece un ideón lo de #effyourbeautystandards.Me horripila y me fascina a partes iguales o depende del momento. A veces lo tengo claro y a veces no sé qué pensar. 

¿No es un peligro que se banalice lo de estar gordo? ¡Es maravilloso que se normalice, joder ya era hora! Pero si esto es algo que sólo interesa a las gordas. Con la de cosas importantes que hay, como pararse a pensar en esto. Igual las gordas nos sentimos menos mal cuando vemos que hay otras gordas felices... ¿Cómo se ha pasado de criticar hasta la extenuación a las modelos superdelgadísimas porque no es saludable y hasta es peligroso  para la salud de quién decida imitar su ejemplo, porque son modelos, a que nos parezca bien y hasta reivindiquemos que mujeres obesas, igual de peligroso o más para la salud de quién decida imitar su ejemplo, también se conviertan en modelos?

Y así va mi cabeza todo el tiempo.

Cierto es que no es nuevo: lo de "hay que aceptarse como uno es e ignorar los modelos que nos imponen los blablabla" viene de rato atrás. 

Aceptarse como uno es, quererse en todo el esplendor, debe ser muy satisfactorio. O no, no lo sé, no trabajo este tema. Intuyo que sí porque sé cómo es el otro lado y es la mierda, cualquier alternativa debe molar.

Miro a esas mujeres (hay algunos hombres, pero he visto pocos), miro a esas mujeres, digo, tremendas, inconmensurables, inabarcables, casi, y las admiro. Las veo con sus falditas y sus piernas rechonchitas, sus brazos enorrrrrmes, sus culos gloriosísimos, esas tetas que parece que nunca se acaban... las veo sonrientes, orgullosas de que otras personas las vean en todo su esplendor y, oye, me dan envidia y las admiro. Joder, tía, en serio, cómo te admiro. Eres capaz de quererte con un cuerpo tan alejado de la media. Eres tan capaz que incluso lo muestras al mundo

Me pregunto cómo han llegado a este punto, en qué momento o a través de qué mecanismo han conseguido quererse, aceptarse, vivir consigo mismas y ser razonablemente felices con su gran cuerpo. Me pregunto si se sienten menos solas, más comprendidas, más identificadas, cuando ven a otras mujeres como ellas, modelos con las que pueden sentirse identificadas, ser felices, queridas y admiradas, no sólo a pesar de su aspecto, sino a veces, precisamente, por su aspecto.

No sé, estoy horripifascinada con esto de las modelos gordísimas y la nueva bonificación del gordismo y me está dando qué pensar.

Gracias por vuestros comentarios previos.


martes, 10 de febrero de 2015

Fuera de los estándares de la belleza

Estoy absolutamente horripifascinada con la campaña/movimiento #effyourbeautystandards (algo así como fuera de los estándares de bellezai), de la modelo de talla grande Tess Holliday. Tengo sentimientos encontrados.

Por una vez, y sin que sirva de precedente, me gustaría saber vuestra opinión al respecto antes de contar la mía. 

Aquí Tess, aquí unos amigos.


viernes, 31 de octubre de 2014

Mira tu nombre tatuado

Pregunta en Tuiter, me dijo una amiga una vez, que siempre hay alguien que sabe la respuesta.

Y yo he dicho:

Y aquí van algunas de las sugerencias y algunos por qués NO. Antes de empezar a pelaros y conseguir que me odiéis, sabed que a algunos os quiero y que agradezco vuestro interés. ¡Gracias por participar!
‏@Newland23
TETAS COMO CARRETAS
pero mi frase favorita es "todo cambia, nada permanece". En un tatuaje tiene un potencial brutal
Lo de las tetas... estooooo… NO. Que soy una señora heterosexual convertible de mediana edad, hombreyá, un poco de respeto. Además, es mentira.

En lo del cambio... bueeeeeeeno, tienes razón. Me gusta. Me recuerda a Jorge Drexler, pero me gusta.
@belelle 
"He decidido tatuarme aquí una frase". 
Hombre, original es. Y susceptible de salir en los recopilatorios de “Los 100 peores tatuajes del mundo”, también. 
@Bich75
PERO 
No me toques las palmas que me conozco 
hot patootie bless my soul
Pero NADA. No. Y no, nada de palmas.

Y, Bich, no me veo con algo en inglés. Y, desde luego, no me veo con algo que me recuerde a una muslo asado de Meat Loaf. Aunque Touch me, I wanna be dirty... NO ME DEJES ESTO.
@Alfred_ego
"la gente es gilipollas" ‏
Demasiado beligerante. Yo soy como más comemida, menos agresiva y eso. Que no te quito la razón, pero igual no me pega mucho, ¿no? ¿O sí?
@Cuervajo 
ya que lo hemos aclarado, propongo: Cthulhu, cómeme pronto.
Cthulhu no existe, querido. Yo quiero que me coma alguien de verdat, no tengo ni edad ni ganas de esperar imposibles.
@amatriain 
Yo pondría unos puntos suspensivos. "Espero sugerencias...". Salvo que vaya a ir en un sitio pequeño y andes justa de espacio.
Creo que no me he explicado bien...
@_Quimi_ 
yo digo Mariano Mejillón y #BichoBola dice #VotaBichoBola con la almohadilla y todo.
Querido, ¿te has tomado la medicación hoy? ¿Y el gato? Me preocupáis.
‏@Mahiraless 
te han dicho ya: antes muerta que sencilla?
No. ¿Me pega? ¿Qué pasará cuando me muera? ¿Tendrán que enterrarme vestida de Falete o algo?
@Therealmoriarty
"Si lees esto estás demasiado cerca. Aparta, ¡bicho!" y si es muy largo: "Tetas son amores".
Tenéis una poca de fijación con las tetas, tengo que deciros. Y no entiendo por qué.
@TCTR 
Ná te pío, ná te debo.
Ya te lo he dicho en Tuiter: las coplas tienen mucho peligro porque soy muy fan. No me tientes.
@Deyector
una de las frases más grandes de la historia del cine: "Tanto gilipollas y tan pocas balas" (o "So many assholes, so few bullets ")
¿Qué os pasa con los gelipollas?  
@jaherllo 
si caca bien, todo bien
Nada de caca. No es secsi. 
@LaRizos
yo voto por OLA K ASE
Ejem. Espero que esto sea SUPERCOÑA.
@Gae___
"Rendirse no es una opción pero cansarse es un derecho" 
Gae, cansarse siempre es una opción, a veces es la primera. Como te decía, tendría que entrecomillarlo y acabar con un XD. Y no lo veo. Y ninguna frase con "pero".
@areino
DELENDA EST CARTHAGO
A @Newland23 seguro que le encantaría. Y a mí lo del latín también, no lo descarto, pero ¿Carthago? No creo, cari.
@EvaLuna
Keep Calm and Shut the Fuck Up. Leído a diario seguro que inspira mucho!
Eva, lo del inglés. Y ¿alguien se acordará de lo del "keep calm..."?
@Lorzagirl
I don't f*ck*ng care.
Lorz, me gusta lo de las estrellitas pero lo del inglés.
@Eingelito
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo vivía un hidalgo... (así hasta el primer punto)
Demasiado largo. Demasiado antiguo. Demasiado de "tengo un tresillo de skay en el salón y tapetes de ganchillo sobre la mesa camilla". ¿No?


Aún no he encontrado lo que quiero, pero sí me habéis ayudado a tomar varias decisiones:
- Palabras prohibidas: "caca", "pero" y "gelipollas".
- Ni pictiogramas, ni kanjis ni nada en otro idioma, con la excepción del latín. El latín me mola.
- Tengo que suicidarme porque vaya tela las cosas que me pondrían encima. Cabróners.
- No voy a tatuarme una frase.


¿Alguna sugerencia más?

lunes, 15 de septiembre de 2014

No se me puede conocer

No se me puede conocer
más de lo que tú me conoces.

Tus ojos en los que dormimos
los dos solos
han dado a mis luces de hombre
mejor suerte que a las noches del mundo.

Tus ojos en los cuales viajo
han dado a los gestos de las rutas
un sentido separado de la tierra
en tus ojos que nos revelan
nuestra soledad infinita
ellos no son más lo que creían ser.

No se te puede conocer
más de lo que yo te conozco.


Paul Éluard 
Los ojos fértiles (1936)


Paul Éluard, gran poetuitero, excelente bloguero, mejor persona.

martes, 9 de septiembre de 2014

Soy hipócrita

Estaba escribiendo un post la mar de largo sobre lo intolerante que me estoy volviendo por culpa gracias debido a las redes sociales, que están consiguiendo con la sobreexposición granhermanesca que deje de leer y de seguir a algunas personas a las que quiero, o creía que quiero pero ya no sé porque a veces no las soporto y les daría con un zapato en la cabeza, pero me he dado cuenta de que igual era un poco sereyoísta y hería sensibilidades y no voy a publicarlo.

Así que ahora, además de intolerante me estoy convirtiendo en una cagueta conformista de cuidao. Lo que viene siendo una bienqueda de manual.

Antes me preguntaba si sería recíproco y me preocupaba un poco, porque a nadie le gusta saber que no gusta, pero ahora me da igual. Sinceramente, me la pela.

¿Y Vds., qué tal? ¿También son capaces de ser así de hipócritas y de escribir un párrafo de ochenta y siete palabras con un sólo punto?

lunes, 2 de junio de 2014

PERO

Bueno, pues me apetece escribir, PERO.

jueves, 6 de febrero de 2014

El túnel

Así, haciendo un cálculo rápido, dos tercios de mis amigos están en paro. La mitad aproximadamente, desde hace más de tres. A tres ya les han quitado la casa y han tenido que volver con sus padres. Casi todos están tirando de ahorros y de préstamos familiares. Una decena ha tenido que emigrar. 

De los que están en paro, casi todos sobreviven como pueden, haciendo trabajillos bajo mano, cobrando tarifas irrisorias en B, que está tan de moda. Muy mal en conjunto, muy insolidario con la sociedad, muy de reventar el mercado, muy de "qué mal estás remando y así no saldremos nunca del túnel" pero para casi todos es la única manera de sobrevivir.

Muchos han estado o están en tratamiento por depresión y ansiedad y uno está ingresado porque ha tenido un incidente con una cantidad excesiva de sustancias malotas de las que podríamos denominar.

Media docena de ellos se ha separado o divorciado, aunque tres aún viven con sus ex parejas porque no pueden permitirse otra cosa. Dos me han contado que ya han tenido que tirar de ayudas del colegio para usar libros viejos para los niños o de los bancos de alimentos. La ropa usada va y viene.

Son personas que han ocupado puestos de responsabilidad durante muchos años en todo tipo de empresas, con coche, teléfono y dietas. Personas muy cualificadas que han pasado más de veinte años formándose y aprendiendo para hacer bien su trabajo. Y algunos vaya si lo hacían bien. 

Está siendo un momento muy traumático para todos, que seguro dejará una huella en sus vidas difícil de borrar. Muchos han tenido que reinventarse, buscar nuevas alternativas, cambiar de profesión, reaprenderse. En sí, esto no es un drama pero en las condiciones en las que se encuentran muchos de ellos no es un buen momento porque es una huída hacia adelante. Y las huídas siempre se tiene que dejar atrás cosas valiosísimas que quizás no puedan recuperarse nunca. Autoestima, confianza, dedicación, lealtad, compromiso, esfuerzo, esperanza... Han perdido, sobre todo, la esperanza.

¿Qué va a pasar con todo ese conocimiento, con ese talento que se está perdiendo? Rozando ya los 45, ¿en qué condiciones van a reincorporarse al mercado laboral? ¿Lo harán en condiciones normales? ¿Cuándo? ¿Van a poder sobreponerse a lo que están experimentando ahora?

Yo tampoco veo la luz al final del túnel, por mucho que digan.


martes, 4 de febrero de 2014

Querida Bich

Querida Bich:

Yo quería escribirte un post muy chulo de felicitación de cumpleaños pero ayer no me dio tiempo y hoy tampoco. Podía haberlo escrito antes, sí, pero no. Espero que me comprendas.

Me sentía medio regulero y me he acordado mucho de ti todo el día, por ejemplo, cuando Aquiles se ha pillado los dedos esta mañana en la ducha, otra vez. Y también cuando ha subido al autobús la señora con el pelo horrible a lo hormigas en el árbol. Y de lo mucho que hubieras disfrutado el solazo de hoy. Y cuando he llegado a casa de papás y mi madre ha hecho cocletas me he acordado de las cloquetas de mortadela. Y... y todo el rato.

El caso es que llevo todo el día deseando intensamente que tengas un feliz cumpleaños. Porque sí, porque te lo mereces, porque me caes bien, porque eres una persona excepcional y porque te quiero. Ya sabes, lo de la caEJEM.




DIEZ DÍAS.