domingo, 6 de agosto de 2017

Día 24: Depresión desde fuera

Estoy aprendiendo más sobre la depresión viéndola desde fuera que cuando estuve dentro. 

Cuando estás dentro es todo demasiado oscuro, demasiado difícil, demasiado raro.

Fuera hay algo más de luz, algo más de perspectiva, una visión global. Desde fuera es todo siempre más fácil.

Desde fuera puede que no sea posible entender muchas cosas, o nada, pero se puede ser empático, cariñoso, abierto, comprensivo y disponible. Se puede ser lo que necesita esa persona, incluso si lo que necesita es que no seas nada.

Y a veces no ser nada es duro, porque parece que estamos programados para tener que ser muchas cosas y solucionarlo todo. 

Pero no. A veces tenemos que no ser nada más que lo que necesitan que seamos en ese momento.

Ya digo, es duro. Y a menudo te saca de tus casillas pero, mira, esta es una de las pocas ocasiones en las que creo que el amor, y todo lo que se puede hacer y no hacer con él, es la mejor medicina.

Y los mojitos. Los mojitos también son una buena medicina.

Menos mal que tengo mucho amor y se me dan bien los mojitos porque, amiguis, las de cosas que se hacen y no se hacen por los amigos con depresión...


4 comentarios:

  1. Gracias en nombre de esa persona anónima a la que estàs ayudando. Ojalá todo el mundo tuviese tanta suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sí, que la tenga :)

      Gracias a ti.

      Eliminar
  2. Siempre se aprenden cosas distintas cuando se está dentro o cuando se está fuera y nunca se acaba de comprender por completo algo.
    Tampoco creo que la depresión sea una escuela donde se aprenden cosas. Es una putada grande que hace sentir una enorme impotencia ya sea desde dentro o desde fuera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una escuela pero si prestas atención se puede aprender de todo. Y yo estoy aprendiendo mucho, y muy bueno, de mí, de la otra persona.

      Eliminar