miércoles, 23 de julio de 2014

El cuestionario de Proust

Hace unos días leí en el blog de Molinos su versión de El cuestionario de Proust

Aunque Molinos me gusta, mucho, porque siempre es una inspiración, este post en concreto me llamó la atención por Proust. 

Tuve un profesor de literatura universal bastante imbécil que hizo que nos aprendiéramos los nombres de las obras del temario en el idioma original. Pero sólo las de los franceses, que era su rollo, claro. Así que me aprendí todos los nombres de todas las partes de A la recherche du temps perdu, los siete. Y luego me los leí. Los siete. Me parecieron un coñazo pero, no se por qué, la vida de ese francés y los nombres de sus libros se me quedaron pegaos.

Yo también voy a hacer mi versión del cuestionario, a modo de ensayo, para cuando me entrevisten por lo de la dominación mundial y eso. Y porque igual algún día mola releerlo y comparar.

¿Cuál es tu idea de la felicidad perfecta?
No tener nada que hacer en perspectiva. Tener la sensación de que hay días, y días, y días, para decidir qué quiero hacer y saber que puedo compartirlo con las personas que quiero, cuando quiera. Es más profundo que estar de vacaciones, es pensar que el tiempo por delante es infinito y tengo libertad para hacer lo que quiera.

Para mí, la felicidad es no sentirme culpable por perder el tiempo, con la cantidad de cosas que tengo que hacer.

Tener tiempo, esa es mi idea de la felicidad.

¿Cuál es tu característica más relevante, más importante?
Para bien y para mal, normalmente las personas que tratan conmigo me recuerdan, recuerdan que me han conocido. Creo que no paso desapercibida.

¿Cuál consideras que es tu mayor logro?
Seguir teniendo curiosidad infinita. Quiero saberlo todo.

¿Cuál es tu mayor temor?
Tengo dos terrores. Reales, absolutamente reales y basados en la experiencia: la enfermedad lenta y dolorosa, mía y de las personas que quiero. Y morirme de repente sin que me dé tiempo a dar instrucciones a alguien para que recoja algunas cosas de mi casa antes de que las vean mis padres. Nada extraño, cosas del amor, cartas,... esas cosas.

Tengo pesadillas con estas dos cosas.

¿Con qué figura histórica te identificas más?
Con ninguna.

¿A qué persona viva admiras más?
A mi madre y a mi hermano pequeño. Me pasma su serenidad, lo prácticos que son y su manera de ver la vida.

¿Quienes son tus héroes en la vida real?
Las personas que tratan bien a los demás, sobre todo si están trabajando.

¿Cuál es el rasgo que más deploras de ti mismo?
Como Molinos, yo también soy (puedo ser) muy cruel, pero no es lo que más deploro de mí misma. Lo peor es que me trato fatal.

¿Cuál es el rasgo que más deploras en los demás?
La ignorancia por convicción. Una persona que se jacta de su ignorancia y que practica el innoble arte de no querer aprender me repele. No me refiero a aprender académicamente, sino en general, en la vida, a aprender cosas nuevas. Suelen ser los que se burlan de que otros sí saben cosas. Me dan un asco infinito y merecen desaparecer. PUF.

¿Cuál es tu viaje favorito?
A cualquier gran ciudad con mar y museos. Si son pocos días, sola. Si no, acompañada, pero sin obligaciones de Gran Hermano.

¿Cuál es para ti la virtud más sobrevalorada?
El optimismo. Y la mierda esa de la zona de confort. ¿Por qué hay que salir de la zona de confort? ¿No se supone que lo guays es conseguir estar cómodo? ¿A quién coño se le ha ocurrido la patraña esa de salir de la zona de confort? Que se vaya un poquito a la mierda, oye.

¿Qué frases o palabras usas más?
Todas las que puedo. Me encantan las palabras. Casi todas. Me encanta aprender palabras nuevas, inventar palabras, jugar con las palabras.

Pero ahora soy bastante cansinita con el toto.

¿De qué te arrepientes más?
Aparte de haber empezado este meme largo como la vida, ejem, de no decir cosas. De callarme las cosas que más me importan. Aquí he aprendido a soltarme un poquito PERO.

¿Cuál es tu estado actual de ánimo?
Amarillo por fuera, negro por dentro.

Si pudieras cambiar algo de tu familia, ¿qué cambiarías?
A mi padre.

¿Cuál es tu posesión más valiosa?
Ninguna.

¿Cuál consideras que es el estado vital más miserable?
Vivir acumulando cosas a costa de que otros vivan peor:  Esas personas sobran.

¿Dónde te gustaría vivir?
Me da igual siempre que tenga cerca a las personas que quiero. Es cutrón pero es importante para mí.

¿Cuál es tu ocupación favorita?
Escribir. Hablar. Jugar con mi sobrino. No tener nada que hacer. Cantar. Fantasear con las siestas que no puedo hacer...

¿Qué cualidad te gusta más en un hombre?+¿Qué cualidad te gusta más en una mujer?
No puedo separar, es la misma: me gusta que las personas tomen partido, que digan su opinión, que se definan. No soporto el "me da igual". Y el "es que soy apolítico" me da ganas de estrangular.

¿Cuáles son tus nombres favoritos?
¿De qué?

Esta pregunta... no sé yo...

¿Cuál es tu lema?
No tengo lema. Ni escudo ni bandera. En general, no tengo.

6 comentarios:

  1. Yo estoy en ello, a ver si me pongo y lo tecleo. Lo de negro por dentro no me ha gustado.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta ser musa XD. ¿De verdad te has leído los siete tomos de Proust? Claro, así decías el otro día que llevabas años sin leer.

    ResponderEliminar
  3. Coincidimos en varias cosas, pero, sobre todo, en la mala leche automática que me genera el imbécil profesional, el que se jacta de serlo y encima se burla del que no lo es, como si tuviera mérito el ser un cateto.
    No puedo con ello, oye.

    Una cosa es que no sepas algo por mera ignorancia, porque no has podido aprenderlo por el motivo que sea. Todos ignoramos cosas, no pasa nada, pero se ser que se regodea en eso de que es bobo, lo sabe, y le encanta serlo, qué agco de especie, oiga.

    ResponderEliminar
  4. Proust era un coñazo y un poco tolai, un hipster flipadete con los muffins y más cosas que me callo. Pero el post me ha gustado.

    :)

    ResponderEliminar
  5. Vaya, ahora lo tendré que hacer... Me he leído los cuatro seguidos: Nisi, Molinos, Bichejo y el tuyo, y no puedo remediarlo, así que voy a ello.

    ResponderEliminar
  6. Ahora voy a ser yo la única a la que le gustó Proust.

    ResponderEliminar